Warning: file_get_contents(http://especiales.americaeconomia.com/web/botonera_ae.html): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 404 Not Found in /srv/http/rankings/2011/500/includes/menu_ae.html on line 1

Análisis por exportadores: Tesoros del suelo

Y sí, petroleras, mineras y empresas de alimentos son las principales exportadoras de América Latina. Pero también hay un creciente comercio de automóviles y autopartes.

Mandan las materias primas
Distribución de exportaciones en las 500, por sector
Fuente: AméricaEconomía Intelligence
Tesoros del suelo

Es el relato de siempre, el que usted escuchó desde niño en las clases de historia: oro y plata, caña de azúcar y algodón. Así entró América Latina (o lo que era en ese entonces) en la primera globalización, la del Renacimiento europeo de hace 500 años.

Cinco siglos después los cambios en apariencia son menores. Sólo en apariencia. El eje andino sigue al rojo, como si el magma subterráneo aún bombeara cobre hacia la superficie de un planeta joven: hay hambre de él en Asia. Y mucha. El 28% de las exportaciones realizadas por las 500 mayores empresas de América Latina son eso: minerales extraídos a la fuerza del subsuelo y enviados al otro extremo del mundo. Lo que hace la estatal chilena Codelco, que exportó US$ 14.349 millones en 2010.

Es plausible que el dominio de la tierra en la matriz exportadora no hará más que profundizarse por dos factores: el desplazamiento de la frontera agrícola en Brasil y en Argentina, de la mano de la soja, y los extensivos descubrimientos de petróleo a 5.000 metros de profundidad, allí donde brota la costa atlántica brasileña. Súmele los posibles depósitos de shale gas en Argentina, y probablemente el 22% de ambas industrias (petróleo/gas y agroindustria) aumentará significativamente en las próximas décadas.

¿Qué pasará con las otras industrias de materias primas, las nacidas de la industrialización sustitutiva? Privatizadas la mayoría en la década pasada, el papel y celulosa (6%), siderurgia (6%) y petroquímica (2%) se han adaptado en su mayoría con éxito en el escenario competitivo global. Lo mismo se puede decir de alimentos (7%) y bebidas/licores (3%). No exportan únicamente tierra, sino también agua, algo que escasea cada vez más en países como México. La industria automotriz y de autopartes latinoamericana, responsable de un 12% de las exportaciones, también nació en el espíritu de la sustitución, pero con un matiz: la ingeniería dura y el márketing venían de afuera. Hoy forman un complejo industrial exportador intrarregional con interesantes proyecciones. Está posicionada para proveer de automóviles para las masas, pero está por verse si es capaz de seguir los cambios tecnológicos y, a la vez, enfrentar una competencia china que recién se asoma.

Más complejo es el panorama de la electrónica. Con un 3%, salvo Intel Costa Rica, su esencia es maquiladora, y se le ha critiado su escaso efecto en los mercados locales del conocimiento. ¿Injusto? El futuro lo dirá.