Warning: file_get_contents(http://especiales.americaeconomia.com/web/botonera_ae.html): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 404 Not Found in /srv/http/rankings/2011/500/includes/menu_ae.html on line 1

La voz es un dato

Con los teléfonos inteligentes las conversaciones son cada vez menos orales, pero con tanto contenido y red social, la red necesitará una repavimentación urgente. Ítalo Daffra

La voz es un dato

La abogada Macarena Pereyra Rozas viaja constantemente entre sus estudios de Bogotá y Buenos Aires, y no se desprende nunca de su teléfono inteligente. “Desde hace al menos cinco años que no uso línea fija para temas personales”, dice.

Como ella son cientos de miles de argentinos y latinoamericanos. De hecho en Argentina, entre 2005 a 2009, la cantidad de líneas de telefonía básica instaladas creció menos del 7%; en el mismo período, la telefonía celular duplicó las unidades en servicio: pasó de 24 millones en 2005 a 49 millones en 2009. Esa tendencia es cada vez más notoria en la región, pero viene de la mano de otra novedad.

“Por mi trabajo estoy en comunicación con personas que también tienen teléfonos inteligentes, lo que reduce los costos y además gran parte de nuestra comunicación se realiza a través de los correos electrónicos, mensajeros, aplicaciones como WhatsApp, llamadas de Skype o, en el peor de los casos, mensajes de texto”, dice Pereyra Rozas. En otras palabras, los celulares están transportando proporcionalmente cada vez menos voz.

A finales de 2010, América Latina contaba con aproximadamente 29 millones de usuarios de teléfonos inteligentes, una cifra que podría multiplicarse varias veces, siempre que los usuarios puedan acceder a equipos y planes a un costo adecuado.

“Si no cuentan con un plan de datos para usar la funcionalidad, los smartphones se convertirán sólo en un featurephone caro”, dice Jay Gumbiner, de IDC América Latina. El analista recuerda que la tablet, por ejemplo, sigue siendo un producto complementario en una región muy sensible al precio.

Otra tendencia de la industria es la portabilidad móvil, que llegará inexorablemente a todas las latitudes. En Brasil, México, Ecuador, República Dominicana y Perú ya es posible conservar el número de celular y cambiar de compañía. Se encuentra en proceso de implementarse en Paraguay, Colombia, Chile, Argentina, Panamá y El Salvador. Las empresas comprenden que el poder lo tiene ahora el usuario. “No se percibe a la portabilidad como un instrumento de competencia, aunque los usuarios se pueden ver beneficiados con políticas de retención de cliente por parte de los operadores que quieren mantenerlos en su base”, dice Juan Gnius, especialista de Signals Telecom Consulting. “Por otra parte, suelen aparecer ofertas agresivas para atraer clientes de la competencia”.

La expectativa es que el impacto de la inversión y el CHURN (concepto del marketing que alude a la pérdida de usuarios) sean amortizados por el tamaño del mercado. “Lo deseable es que se adopte cuando se tiene un parque maduro de clientes, pues de lo contrario se sobrecarga con inversiones a los operadores que podrían destinarse a seguir impulsando la penetración”, dice Emilio Gilolmo, director de Comunicación y Relaciones Institucionales de Telefónica Internacional. “En cualquier caso, la cantidad de clientes que hacen uso de este beneficio supone entre 1,5% y 3% del total de usuarios. Normalmente es una comodidad que viene con la sana competencia”.

La muerte del fijo

Muchos ven hoy la telefonía fija como algo anacrónico. Pero, además de ser el soporte de quienes tienen internet a través de ADSL, la red de cobre puede brindar otros servicios: “Las cabinas de telefonía pública están siendo usadas experimentalmente como puntos de wifi, o como tomas de energía para vehículos eléctricos; las torres y postes pueden ser portadores de nuevos tendidos y en muchas partes del mundo se comparten con los demás operadores para expandir los servicios”, dice Gilolmo, de Telefónica Internacional.

Una mirada coincidente tiene el grupo argentino Telecom, que ha ratificado inversiones en el rubro y cuyo gerente de Marketing Voz e Internet, Fernando Preci, explica que el lugar de las líneas fijas está en el concepto de “Smart Home” y “Smart Town”. Dentro de estas tendencias, “la telefonía y los servicios asociados son la base para sumar inteligencia a la vida cotidiana de las personas”, dice.

Con el actual ritmo de crecimiento las direcciones de internet se agotarán.

Para algunos analistas como Gnius, de Signals Telecom Consulting, la infraestructura fija se comoditizará. “La telefonía fija mantendrá una participación estable o bien tendiente a declinar. La promoción de paquetes que incluyan banda ancha y opciones de video evitará una declinación mayor de las líneas de voz”, dice Romina Adduci, directora de Investigación y Consultoría de Telecomunicaciones para América Latina de IDC.

Telefónica, por ejemplo, tiene una estrategia global para ofrecer un paquete de servicios basado en líneas fijas. “Para 2013, nuestro objetivo es aumentar un 18% la penetración de accesos de banda ancha sobre líneas fijas (desde el 32% de diciembre de 2010 a un estimado de 50% en diciembre de 2013). El objetivo a largo plazo es no tener ningún acceso de banda ancha fija que no esté asociado a un paquete de valor”, afirma Gilolmo.

Fijo o inalámbrico, lo concreto es que el tráfico global de internet sigue creciendo empujado por nuevos usuarios y redes sociales. La empresa de redes Cisco estima que América Latina tiene hoy 30% de su población conectada a internet: 179 millones de usuarios asiduos. Según Cisco, el número global de dispositivos conectados a la red será de más de 15.000 millones, dos veces la población mundial, para el año 2015.

Con ese ritmo de crecimiento, las direcciones de internet se agotarán rápidamente, obligando a repavimentar las autopistas para que no colapsen. No estamos hablando de los dominios, sino de direcciones IP, lo que necesita cada dominio para poder funcionar. Como se está llegando al límite, la instalación del nuevo protocolo de internet IPv6 es una inversión urgente que deben realizar empresas que proveen acceso a la red y los sitios que reciben el mayor tráfico. Éste permitirá acceder a 340 sixtillones de direcciones públicas, una cantidad casi inagotable frente a los 4.200 millones de direcciones que permite la actual IPv4. A mediados de junio de 2011 los países de la región que tenían mayor asignación de direcciones IPv6 eran Brasil (40,7%), México (31,8%), la Argentina (6,1%), Colombia (5,7%) y Chile (2,4%), según LACNIC, el Registro de Direcciones de Internet para América Latina y Caribe.

Más allá de las disputas, el nuevo escenario de las telecomunicaciones tiene un nuevo invitado, que llegó no sólo para quedarse, sino para transformar el panorama: las redes sociales. Hay quienes estiman que se vive una nueva burbuja de internet, pero los medios sociales están empujando el tráfico, el uso de la información y la manera como interactuamos con las empresas y el gobierno.