Ránking 2016
Clínicas y Hospitales

Pacientecéntricos

Los mejores hospitales de América Latina enfocan sus esfuerzos a ritmo creciente tanto en ofrecer la mejor atención clínica posible, como en que eso se perciba con mayor claridad por parte de los pacientes.

Por Fernando Valencia Murcia, AméricaEconomía Intelligence

Los hospitales dejaron de ser esos templos donde los médicos son sumos sacerdotes. Por el contrario, si hay una figura que domina estos lugares, es la de los pacientes, quienes acuden informados, empoderados y demandando una solución que restituya su salud.

Frente a este nuevo escenario, los hospitales del ranking están dando respuesta, garantizando cada vez un mejor espacio para que el paciente y su familia encuentren no solo los mejores esquemas de seguridad hospitalaria y de atención clínica, sino una experiencia que lo instale en el centro de la atención, como un protagonista y no un paciente, en el sentido pasivo de la palabra.

En cuanto a los indicadores clásicos de seguridad, los hospitales del ranking han mejorado sus puntaciones en un promedio de 12% con respecto al año anterior en la dimensión Seguridad y Dignidad del Paciente, una de las de mayor peso en esta medición. Fenómeno que se explica esencialmente por la mayor vigilancia y transparencia en el control de las infecciones (lo que hace de estos hospitales ciertamente un lugar más seguro que antes), y por el aumento de hospitales con acreditaciones.

Además, este año, de manera experimental y sin que impacte en la medición, AméricaEconomía Intelligence consultó a los hospitales por sus unidades o departamentos enfocados en la experiencia del paciente. La observación de este dato nos arroja que de los 44 participantes 41 tienen estas unidades. En cuanto las prácticas y actividades asociadas a comprender y mejorar la experiencia del paciente, destacan varios modelos para recoger de forma efectiva lo que los pacientes tienen para decir quejas, reclamos o gratitudes, así como iniciativas orientadas a ofrecer salud preventiva y nuevos conocimientos, convirtiendo al hospital en espacio de socialización y diálogo.

Novedades argentinas

El Hospital Italiano de Buenos Aires es una entidad a la que el equipo investigador había tratado especialmente de convencer de hacer parte de este ranking desde sus inicios en 2009. Este año ingresó, y lo hizo en grande: Con la Joint Commission recién obtenida, este hospital porteño clasificó en el Top 5.

Sin embargo, en la cúspide del ranking las cosas no cambian mucho. Este año nuevamente el brasileño Albert Einstein se alza con la corona, seguido por la chilena Clínica Alemana, lo que acontece de ese modo desde 2009. Sin embargo, la Alemana logra disminuir la brecha de 12 a 8 décimas de distancia en los puntajes finales. El tercer lugar lo repite la colombiana Valle del Lili, que mantiene puntos similares de distancia con respecto del segundo.

En el Top 10, lo más significativo que se observa es como todos los hospitales pertenecientes a este segmento estrechan sus brechas de puntaje en la dimensión Capital Humano, lo que implica que se están realizando, en términos generales, crecientes esfuerzos por contratar o mejorar la formación del personal médico, de enfermería y/o del gobierno corporativo. En contrapartida, el que se queda atrás en esto, pierde posiciones.

Más abajo las novedades corren por cuenta de nuevos hospitales en el ranking. Es el caso del Hospital Municipal Moysés Deutsch - M'Boi Mirim de Sao Paulo (43°), el que no solamente engrosa la participación brasileña, sino que también la de los hospitales públicos (cuatro en total). También destaca la aparición del único hospital ecuatoriano de esta edición (varios otros de esta nacionalidad han entrado y salido del ranking): el Roberto Elizalde, y de dos nuevos hospitales colombianos, la Clínica el Rosario de Medellín (41°) y el Hospital Infantil los Ángeles (44°) de la ciudad de Pasto, lo que ratifica la fuerte presencia colombiana en este ranking (21 en total). Finalmente, cierra el ruedo el venezolano Hospital de Clínicas de Caracas, el que había dejado de estar en el listado en algunas ediciones anteriores, pero que hoy vuelve marcando un meritorio puesto 28°.

Huelga decir que no cualquier hospital clasifica en este ranking, pues debe obtener al menos 50 puntos en el índice final. Esto no es fácil de conseguir, pues implica –en términos estadísticos– tener al menos la mitad del rendimiento de un hospital ideal (considerando los máximos rendimientos de las entidades participantes, por cada dimensión).

Colombia, la nueva estrella

También de manera exploratoria la investigación de esta edición indagó en materia de responsabilidad social, una de las materias que mayor importancia ha ido cobrando en los años recientes, en tanto se entiende que los hospitales basan su razón de ser en el bien común, más allá de su propiedad.

De los 44 hospitales del ranking, 34 tienen unidades dedicadas a prácticas de proyección social, donde nuevamente es el paciente el centro de atención, pero en una perspectiva que va más allá de las paredes hospitalarias, pues se adentra en sus contextos familiar, barrial y social.

Esto, pues la tendencia es que todo hospital de excelencia se ha abierto a atender población vulnerable, dado que cada vez es menos aceptable la segregación en salud, con muy buenos hospitales para ricos, y hospitales muy precarios para pobres.

Con la colaboración de las investigadoras Fanny Acevedo y Viviana Cádiz