Ránking 2016
Educación ejecutiva

Tocando puertas

El mercado de la educación ejecutiva se acomoda a un escenario económico de menor ingreso: aumentan los clientes, pero bajan los precios.

Por Cristóbal Sáez Riquelme y Fernando Valencia, AméricaEconomía Intelligence

Si había dudas respecto del enfriamiento del negocio de educación ejecutiva a propósito de la desaceleración económica de América Latina, este ranking las despeja: a nivel agregado los centros de educación ejecutiva crecen en cantidad de clientes, pero con ajustes importantes en los precios de programas cerrados (in company y universidades corporativas).

De tal modo, considerando los participantes latinoamericanos que estuvieron en el ranking del año pasado y que vuelven en esta versión, el aumento del número total de clientes es de 3,9%. Asimismo, la cantidad de programas contratados creció en promedio por centro de educación ejecutiva de 1.724 a 2.046, lo que representa un 17,5%.

Sin embargo, los datos de esta nueva versión del ranking revelan que los precios están cayendo, aunque no de manera abrupta. De tal modo, 46,2% de los centros de educación ejecutiva bajaron sus precios promedio, mientras que 30,8% los mantuvieron.

A cambio de esta reducción de precios, lo que se observa es que las empresas clientes tienden a ser más fieles a sus centros de educación ejecutiva. Si se considera la cantidad de programas contratados por empresas clientes en 10 años de relación con un centro de educación ejecutiva en particular, en promedio, estos pasan de 391 en 2015 a 459 en 2016, lo que indica que las empresas tienden a mantener las relaciones comerciales con los centros de educación ejecutiva que ya habían sido sus proveedores.

En cuanto al tipo de cliente, en el análisis agregado, entre los nuevos clientes priman fundamentalmente las filiales de multinacionales: si el año pasado estas eran el 34% de los nuevos clientes, este año representan el 40%, observándose mermas en las proporciones de clientes multilatinos, y en menor medida, de empresas locales.

Novedades del ranking

En esta entrega la principal noticia es el aumento significativo de centros de educación ejecutiva que calificaron en el ranking. Nueve nuevas instituciones se integran a la medición de siete países distintos. Destacan la paulista Saint Paul (18°), que muestra un portafolio de clientes interesante de empresas multilatinas y filiales de multinacionales ubicadas en grandes ciudades, la mexicana UDLAP (19°), que logra un impacto estratégico significativo en sus clientes y la colombiana ICESI (20°), que se hace muy fuerte en Cali.

Y si de fenómenos locales se trata, son destacables la peruana Neumann Business School (23°) de Tacna y la chilena Universidad Austral (26°) de Puerto Montt, las que operan en ciudades pequeñas de sus países, pero que atienden a sectores productivos relevantes.

En el Top 10, uno de los principales movimientos es en la escuadra española, pues ESADE supera al IE por su repunte en Internacionalización, por mejoras sostenidas en la cantidad y calidad de sus convenios, y en Cuerpo Docente, especialmente en el ámbito de la experiencia empresarial. Por su parte IESE mantiene el primer lugar del listado, pero la chilena Universidad Adolfo Ibáñez se le acerca. Si en 2015 la diferencia era de 15,1 puntos en el índice final, este año es de 4,9 pts. Esto es así, pues este ranking busca comprender el mercado de la educación ejecutiva en América Latina, por lo que los centros de educación ejecutiva que no son de la región juegan de visita, y siendo medida fundamentalmente su oferta específica para las empresas de la región.

Más abajo, las novedades corren por parte de la Pontificia Universidad Católica de Chile, que alcanza el top 10 trepando dos posiciones: del 11° al 9°. Esto dado a mejoras significativas en casi todas las dimensiones, pero destaca particularmente por un aumento significativo de sus clientes, principalmente los del mercado local. Muy similar al caso de ADEN, que pasa del 12° al 10°, pero principalmente por la vía de la Internacionalización, pues este centro de educación ejecutiva ha logrado abrir diversas nuevas sedes no solo en América Latina, sino que también en España y Estados Unidos.

*Con la colaboración de Constanza Martínez y Matías de Vergara