Ránking 2016
Mejores Ministros de Finanzas de América Latina

MARCA PERÚ: THORNE, EL MEJOR MINISTRO

En la encuesta realizada a economistas y lectores para confeccionar
este ránking, el reconocimiento al ministro Alfredo Thorne se lee como
un respaldo a la gestión del nuevo gobierno peruano, cuya meta
es hacer crecer al Perú a un ritmo del 5%.

Por Andrés Almeida y Catherine Lacourt, AméricaEconomía Intelligence

Es difícil encontrar un currículum más redondo que el del actual ministro de Economía y Finanzas de Perú, Alfredo Thorne. Educado en las dos más prestigiosas universidades británicas: Oxford, donde obtuvo su doctorado en Economía, y Cambridge, donde obtuvo su magíster. Este ministro, además, fue economista senior en el Banco Mundial y director ejecutivo de la unidad de análisis de América Latina en JP Morgan-Chase.

Para abundar, Thorne es un prominente miembro de una familia perteneciente a la clase dirigente peruana, con vínculos transversales, lo que cobra importancia en un contexto como el actual, en el que el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, electo por apenas 42.000 votos de diferencia, tiene una intensa pulsada con el fujimorismo que controla el Congreso. Además, Thorne es para muchos el hombre de confianza de Kuczynski, quien hizo ver, ya en tiempos de campaña, que, en caso de ganar, lo pondría a cargo de dirigir la política económica peruana, que es la gran apuesta de este gobierno.

Tabla de honor
Ministros top 1
Fuente: América Economía Intelligence

Año Ministro País
2007 Luis Carranza Perú
2008 Andrés Velasco Chile
2009 Guido Mantega Brasil
2010 Felipe Larraín Chile
2011 Juan Carlos Echeverry Colombia
2012 Luis Miguel Castilla Perú
2013 Luis Videgaray México
2014 Dulcidio De La Guardia Panamá
2015 Mauricio Cárdenas Colombia
2016 Alfredo Thorne Perú

Con estos pergaminos, y ya con algunos logros –como el destrabe de proyectos de inversión por US$ 8.000 millones, en los que se incluyen obras de infraestructura en aeropuertos, puertos, rutas y obras de saneamiento–, no es casual que Thorne tenga una excelente evaluación, tanto de economistas peruanos como extranjeros, cuya opinión tiene un peso determinante en la metodología del Ránking de los Mejores Ministros de Finanzas de América Latina.

Y si bien el reconocimiento llega adelantado, en parte por las expectativas que despierta el ministro más que por sus avances, el alcance de la cima también responde a lo bien que lo está haciendo Perú desde hace rato (el país que tiene más ministros ganadores, tres, desde que se fundó este ránking en 2007, por sobre Chile y Colombia, ambos con dos). Esta metodología considera también el desempeño macroeconómico de los países en el último año. Perú aumentó su PIB de 3,3% a 3,7%, su inflación se mantuvo en torno al 3% y se conservaron equilibrios macrorrelevantes, como el porcentaje de deuda del país en relación con su PIB (en torno al 25%, lo que es bajo en el contexto latinoamericano: promedio de 42%) y el porcentaje de déficit fiscal (1,3%, en un contexto latinoamericano de 3,2% de promedio).

Los escoltas de Thorne son Mauricio Cárdenas de Colombia (2°), quien fuera el reconocido el año pasado, y el sorpresivo Donald Guerrero (3°), también debutante y beneficiario del boom económico y del control fiscal dominicanos. Guerrero es la nueva carta de conducción económica del presidente Danilo Medina para su segundo mandato, luego de vencer las elecciones presidenciales de mayo de 2016 con 66,3% de los votos. La fórmula del éxito electoral: una mezcla de grandes promesas en educación y salud, en un contexto de garantías macroeconómicas y buen clima de negocios, apoyo al sistema financiero y acceso al crédito, desarrollo productivo en torno al dominante sector turístico y el agropecuario, y una reforma fiscal progresiva. Cabe destacar que República Dominicana ha crecido 5,5% en promedio durante los últimos cuatro años y ha reducido la pobreza de 42,2% a 31,5%.

Por su parte, el ministro chileno, Rodrigo Valdés, abandona el top 3, y se sitúa en la cuarta posición. Tradicionalmente el ministro de Chile tiene evaluaciones muy por sobre la media, por efecto del prestigio del país, pero con Valdés ese fenómeno se ha visto reblandecido. Esto, posiblemente, por un desempeño mediocre de la economía chilena, en especial en cuanto al control de la deuda pública y el gasto fiscal.

Volvé de la B

Otra gran novedad del ránking es el resultado del ministro argentino Alfonso Prat-Gay, de la administración macrista, quien ocupa el 6° puesto, en circunstancias en que su predecesor kirchnerista, Axel Kicillof, obtuvo el 17°, solo por sobre su par venezolano.

Prat-Gay sube en todos los aspectos. Sin embargo, lo principal es que el ministro argentino recuperó la confianza y volvió a los parámetros normales por los cuales los economistas evalúan bien a este tipo de autoridad. Buena parte de la nueva disposición hacia la autoridad argentina se debe a que Prat-Gay ha lucido logros importantes en su primer año de gestión. Para partir, transparentó la información económica del país, con lo que hoy es posible confiar en los datos más básicos y primordiales de Argentina; sinceró el tipo de cambio del peso en relación con el dólar, lo que eliminó fuertes distorsiones en el ámbito comercial; y negoció con los famosos fondos buitres, logrando el reintegro de Argentina a la comunidad económica internacional.

En términos metodológicos, Prat-Gay obtiene esta alza para Argentina, también porque distintos forecasts internacionales proyectan en promedio un crecimiento de 2,9% para 2016, lo que implicaría el inicio de la recuperación de la economía argentina, que en 2016 decreció en 1,8%, según el FMI. Además, porque, al sincerar su información, el país volvió a ser considerado por las calificadoras de riesgo. Ambos elementos, forecasts y calificación de riesgo, se miden en este ránking. No obstante, todos esos logros y apoyo pesaron menos que las diferencias con el equipo económico del presidente Mauricio Macri, quien finalmente destituyó a Prat-Gay en la última semana de diciembre pasado.

Un caso diametralmente opuesto es el de Brasil. El brasileño Henrique Meirelles, al igual que Prat-Gay, es un ministro debutante cuya misión es revertir los problemas económicos dejados por los gobiernos predecesores, pero, a diferencia de su colega argentino, Meirelles no ha logrado despertar la misma confianza en él ni en la economía brasileña y logra un puesto 14°, apenas superior al de su predecesor, Joaquim Levy (16°), del decepcionante gobierno de Dilma Rousseff.

Es que el gobierno de Michel Temer no ha logrado revertir el desastre macroeconómico brasileño, cerrando un 2016 con un déficit fiscal más pronunciado que el año anterior (de -1,9% a -2,8%), y con la deuda pública más alta de América Latina, y creciendo: de 73,7% a 78,3%. Esto, en un escenario en que Brasil decrece (-3,3%) y con una inflación de 9%.