Introducción

Introducción Las 500 mayores empresas de Latinoamérica 2014Bajaron ventas y utilidades en 2013

Las ventas y las utilidades de las 500 empresas más grandes de la región durante 2013 muestran cómo la economía latinoamericana se enfría. No es gripe como en 2008, pero cuidado con el catarro.

Catherine Lacourt, AméricaEconomía Intelligence

 

Entre 2009 y 2012 las 500 empresas más grandes de América Latina no hacían sino –en su conjunto– crecer y crecer. Eran incrementos sorprendentes, como el de 2009, con un aumento de 16,7%, o no tanto, como el de 2011, que fue de 5,1%. Pero como fuere, la temperatura estuvo siempre agradable.

Rendimiento de bandera
Ventas (US$ MM) y variaciones porcentuales 2012-13, según países principales
Fuente: AméricaEconomía Intelligence
Datos de secciones
Ventas (US$ MM) y variaciones de sectores seleccionados 2012-2013
Fuente: AméricaEconomía Intelligence

Pero pasado el verano siempre llega el otoño. 2013 es el año en que las 500 vuelven a decrecer en sus ventas, algo que no sucedía desde 2008, con la crisis subprime. No es algo tan dramático, pues la actual variación es apenas de -1,5% (en 2008 fue de -3,7%), pero marca una tendencia hacia el enfriamiento. De hecho, las ventas agregadas de las 500 de 2013 (US$ 2,6 billones) se retrotraen a 2011, cuando marcaron US$ 2,5 billones.

 

Fisiócratas
Ventas de los sectores (US$ MM) ligados al campo, según países principales
Fuente: AméricaEconomía Intelligence

Si bien la situación de las ventas no es como para hacer dramas, la de las utilidades sí presenta un aspecto de mayor cuidado. En 2013 las utilidades agregadas de las 500 bajaron 3,9%, alcanzando US$ 124.700 millones. Dicho de otro modo, los inversionistas de grandes empresas emplazadas en América Latina dejaron de percibir US$ 5.000 millones, en relación al ejercicio  de 2012.

Ahora, por supuesto no todas las empresas se comportan igual, y los países en los que están emplazadas incidieron fuertemente en los resultados. Por ejemplo, las brasileñas incluidas en las 500 bajaron sus ventas en -3,9%. En parte, porque este año disminuyeron la cantidad de empresas verde-amarillas adscritas al listado (de 210 a 201), pero también por bajas generalizadas en los rendimientos individuales. Por ejemplo, las dos empresas brasileñas más grandes del ránking, que en conjunto suman ventas por US$ 173.000 millones –Petrobras (1°) y Vale (5°)–  bajan sus ventas en -5,5% y -3,0%. Algo representativo y significativo de la importancia de Brasil, más si se considera que la suma de las ventas de estas empresas equivale a la suma de las ventas de las 118 últimas empresas listadas en este ránking.

 

Grandes colmenas
Ventas de los sectores (US$ MM) ligados al transporte, según países principales
Fuente: AméricaEconomía Intelligence

En términos absolutos, el caso de Brasil es más dramático que el del otro gigante latinoamericano: México, país cuyas empresas incluidas en las 500 bajan en ventas 1,6%. Poco para el contexto latinoamericano, pero un rendimiento igualmente pobre si se consideran las expectativas depositadas en este país, el que supuestamente despertaría a propósito del despegue de Estados Unidos.

Desde la perspectiva de los inversionistas, los que deben estar más preocupados son los ciudadanos mexicanos. La estatal Pemex (2º) perdió US$ 13.000 millones durante el ejercicio 2013.

Sin embargo, desde la perspectiva de los inversionistas, los que deben estar más preocupados son los ciudadanos mexicanos. La estatal Pemex (2°) perdió US$ 13.000 millones durante el ejercicio de 2013. Una cifra astronómica, si se considera que el total de las utilidades mexicanas incluidas en las 500 es de US$ 27.800 millones (sin poner en la ecuación el resultado de la gigante petrolera), una cifra levemente superior a las utilidades de 2012 de las mismas empresas mexicanas sin Pemex: US$ 27.085 millones.

 

¿Fin del ciclo extractivo?

Lo que pasó con Petrobras y Pemex es indicativo de los resultados del sector petrolero y gasífero, el más grande de las 500, con ventas en 2013 por US$ 619.950 millones, equivalentes a un 23,9% del total. Pese a su enorme volumen, la cifra esconde una caída de 3,7% en relación a 2012 y se explica porque el resto de empresas que siguen a Petrobras y Pemex cayeron significativamente. El tercer gigante petrolero y tercera empresa del ránking, PDVSA de Venezuela, bajó sus ventas en 6,6% y  Ecopetrol (9°) de Colombia en -13,8%. Hay excepciones, pero alzas tales como las de Petroecuador (22°) en 4,6% o Petroperú (102°) en 4,0%, no alcanzan como para compensar.

En cuanto a las utilidades del sector, la perspectiva tampoco es halagüeña. Descontando el caso de PDVSA –que reporta un inusitado incremento en las ganancias de 368,6%, explicado por los beneficios contables de la devaluación del bolívar respecto del dólar y por la venta de activos– las grandes empresas petroleras latinoamericanas bajaron sus ganancias en 20%, sumando US$ 24.601 millones.

Pero si en petróleo/gas hay una baja importante, en otro sector extractivo la situación es aún más pronunciada. Nos referimos a la minería, que vio caer sus ventas en un importante 11,3%. Las primeras 14 empresas mineras del ránking presentan variaciones de ventas negativas, pero nadie supera a la AngloAmerican Sur (251°) de Chile: sus ventas disminuyeron un 24,2%, lo que le implicó retroceder 69 puestos. Las cuatro empresas que más posiciones perdieron en el listado son mineras: Yanacocha (432°) de Perú, Collahuasi (415°) de Chile, Fresnillo (400°) de México y CBMM (434°) de Brasil, cayendo 166, 153, 122 y 112 puestos, respectivamente. Todas mineras, todas de países distintos.

Una situación crítica que se nota en la investigación de este año. En el caso de Chile, a diferencia de todos los años, las empresas mineras privadas no reportaron sus resultados a la fecha de cierre de la investigación (18 de junio). Sólo fue posible estimar sus ventas a partir de sus exportaciones 2013, por lo que no se ofrecen en esta edición, además, otros datos financieros importantes, como las utilidades o el EBITDA.

En la otra estrella minera de Sudamérica, Perú, sí hubo reporte de resultados, pero éstos en general tampoco fueron positivos. De las ocho mineras peruanas, sólo tres reportan ganancias -Southern Peru Copper (230°), Cerro Verde (356°) y Minsur (483°)-, las cuales no son mejores que en 2012. El resto reporta pérdidas o no reporta el dato. De ese mismo subconjunto minero peruano, siete empresas muestran disminuciones de sus ventas.

 

Estufas prendidas

Si bien el conjunto de las 500 muestra retrocesos que permiten postular a un enfriamiento de la economía, al menos al nivel de las grandes empresas, también hay sectores que no tienen mayores motivos de preocupación, al menos inmediata.

 

Juego de inercias
Variación porcentual de ventas 2006-13, según países seleccionados
Fuente: AméricaEconomía Intelligence

Es el caso del retail. Con 71 empresas incluidas, el sector facturó US$ 311.695 millones durante 2013. Un incremento moderado del 1,5% considerando el mismo grupo de compañías, pero cuya venta agregada equivale al PIB de Chile.

Pese a esto los rendimientos de esta industria a nivel nacional muestran diferencias importantes. Los grandes retailers mexicanos (17 en total) aumentan sus ventas en 3,9%, mientras que los chilenos (12) lo hacen en 3,3% y los brasileños (27) apenas en 0,4%.

 

El cuerno de la abundancia
Variación porcentual de ventas 2006-13, según países seleccionados
Fuente: AméricaEconomía Intelligence

En cuanto a las utilidades, los mexicanos nuevamente destacan, con incrementos de 44,5% en relación a 2012.

Los resultados de la industria del retail, sumados a los resultados de los bancos latinoamericanos, muestran una fuerte inercia dada por el binomio crédito-consumo. ¿Será duradero?

Estos datos, sumados a los buenos resultados de los grandes bancos latinoamericanos, que AméricaEconomía publica en cada octubre del año, muestran una fuerte inercia dada por el binomio crédito-consumo. La pregunta es hasta cuándo podrá durar.

Otro sector que reporta buenos resultados es el de alimentos. En relación a 2012 aumenta sus ventas en 2,1%, destacando en este caso las empresas brasileñas (10 de 27 del sector), las que incrementan sus ventas en 3,7%.

 

Cambios de sectores

Este año se realizó una relevante actualización de sectores y recategorización de empresas según lo anterior, lo que permite una mejor comprensión de los fenómenos implicados en las 500. Los principales cambios son:

La industria considerada en el ránking del año pasado como comercio, fue desagregada en dos: retail y bienes de consumo.  Estos últimos entran como productos  de importación, los que antes se distribuían en sectores como electrónica o manufactura.

Se realizó una categorización más estricta entre los sectores alimentos y agroindustria, considerando en esta última a los que producen principalmente semillas y/o fertilizantes. Además, se creó un nuevo sector de bioenergía para dar cabida específica a aquellas empresas de matriz agrícola principalmente dedicadas al biodiésel.

Transportes y logística, por su parte, fue dividido en aerotransporte, naviera, logística, puertos/aeropuertos y transporte vial, para dar cuenta de la complejidad y particularidad que cada vez aumenta más en este tipo de negocios.