Entrevista

“La calidad en los servicios forma parte de nuestro ADN”

Claudio Lottemberg, presidente del hospital Albert Einstein

entrevista-1¿Cómo está la salud en América Latina hoy?

El sistema de salud de la región tiene grandes desafíos por delante. Uno de los elementos a considerar es la longevidad de las personas, que viene aumentando en toda América Latina. Eso viene provocando una transición epidemiológica. Antes, la atención se enfocaba en las enfermedades infecto-contagiosas, y hoy la atención se vuelca hacia enfermedades crónico-degenerativas. La última gran epidemia contagiosa fue el SIDA, en cuyo combate tuvimos avances significativos. Pero hoy nos enfrentamos a la hipertensión, diabetes, síndromes metabólicos. Eso nos lleva a ponderar que, además de los grandes descubrimientos tecnológicos y farmacéuticos, tenemos que trabajar en los cambios en los estilos y maneras de vivir.

¿Cómo evalúa el nivel de atención médica que reciben los latinoamericanos de las instituciones de salud?

La salud en América Latina está íntimamente vinculada al concepto de seguridad social. En esta área se produjeron avances, pero estamos hablando de un continente donde hay grandes diferencias entre países. Chile, por ejemplo, tuvo avances más importantes que los de Brasil, donde el 75% de la población depende del Servicio Único de Salud (SUS). El sistema público padece de una falta de recursos, pero puede ganar mucho si se acerca al sector privado, que tiene sus virtudes, como es un proceso de gestión bastante bien desarrollado. También es importante que se produzcan cambios en la manera de actuar. El sistema gana cuando se produce la enfermedad, no trata al paciente de forma holística, no se invierte en prevención. En Estados Unidos eso ya se entiende y han comenzado a ganar en eficiencia. Un ejemplo: cuando actuamos contra el tabaquismo, estamos evitando casos de cáncer. Este cambio en la lectura que hacemos del problema todavía tiene que ocurrir en la región.

¿Qué está haciendo el Einstein para acercarse al sistema público de salud?

Ofrecemos proyectos de consultoría, llevando la experiencia del Einstein en la red privada y pública de salud al resto de la sociedad. Actualmente desarrollamos proyectos para el programa de apoyo al desarrollo institucional del Sistema Único de Salud (Proadi-SUS). En este momento tenemos 35 proyectos. Uno de ellos es el Programa Integrado de Trasplantes de Órganos, que en 2013 realizó 217 procedimientos de este tipo en pacientes del SUS. Otro es el de Telemedicina, que ofrece segunda opinión médica para 15 hospitales públicos de Brasil. También tenemos asociaciones y convenios con la alcaldía de São Paulo, por medio de los cuales gestionamos de manera compartida 13 Unidades Básicas de Salud (UBS) y 4 Asistencias Médicas Ambulatorias (AMA), además de 82 equipos de salud familiar. También actuamos en un Centro de Atención Psicosocial (CAPS), uno adulto y el otro infantil, y administramos junto al Centro de Estudios Dr. João Amorim el hospital municipal Dr. Moysés Detusch.

¿Cuáles fueron las grandes novedades del año en el Einstein?

Hemos persistido en la innovación de carácter tecnológico, crecimos sobre la base de entrenamiento y capacitación e invertimos en calidad. Uno de los logros de este año fue el reconocimiento de Planetree, una respetada organización estadounidense que certifica instituciones de salud respecto a la humanización de la atención médica. Creamos la Dirección de Innovación y Gestión del Conocimiento, responsable por la planificación, desarrollo e implementación de estrategias en esa área. Este año hicimos también una importante inversión en el Centro de Oncología y Hematología con el MD Anderson Cancer Center, uno de los mayores centros de atención de cáncer en el mundo.

¿De qué manera la institución controla los procedimientos relativos a la seguridad y la calidad?

La búsqueda de una mayor calidad en los servicios prestados forma parte del ADN del Einstein. Y eso se refleja en las acreditaciones y certificaciones que obtuvimos. Nosotros buscamos esos sellos porque funcionan como guías que ayudan a fortalecer una cultura de mejora continua y definen los procesos necesarios para alcanzar la seguridad y la calidad. Por ejemplo, el proceso para la acreditación por parte de la Joint Comission International, la principal certificadora internacional de calidad en la salud, involucró a toda la organización. El Einstein fue la primera institución fuera de Estados Unidos en recibir esta acreditación. Actualmente tenemos acreditaciones y certificaciones de varias organizaciones nacionales y del extranjero.

¿Cuáles son los planes para el futuro?

Uno de ellos es materializar la Facultad de Medicina, que se encuentra en fase de aprobación final por parte del Ministerio de Educación. Esperamos iniciar en 2015 la formación de la primera generación, de 100 profesionales, que podrán ejercer la medicina a partir del año 2020.
Ellos recibirán todo el conocimiento acumulado por el Einstein desde la década de 1970, lo que les permitirá actuar en las mejores instituciones de salud. También debiéramos reabrir el próximo año las puertas del hospital de Vila Santa Catarina, en conjunto con la alcaldía de São Paulo. Este hospital es el antiguo Santa Marina, privado, que se encontraba cerrado hace 4 años por orden del poder público.
Reformado, ofrecerá 260 camas de internación, 30 de ellas en una UTI que será una extensión de la que tenemos hoy en el Einstein. n