Introducción

Multilatinas 2014 100 al Abordaje

Por primera vez este ránking evalúa al centenar
de empresas más globales de la región.

Catherine Lacourt, AméricaEconomía Intelligence

 

Conocer una multilatina permite al observador obtener información rica acerca de cómo desenvolverse exitosamente en los mercados latinoamericanos.

En esta edición, AméricaEconomía Intelligence ofrece los resultados de gestión de un total de 100 empresas latinoamericanas que tienen dos características en común: venden anualmente más de US$ 250 millones y operan en más de un país de la región.

Si tuviéramos que reducir al conjunto de las 100 multilatinas más relevantes de la región a un sólo puñado de características, deberíamos concluir que son principalmente brasileñas, productoras de alimentos y exportadoras. Tanto en número de empresas como en escala de actividad, las empresas de Brasil han dejado claro que pasó la época en que el gigante latinoamericano se miraba el ombligo. Las 34 empresas brasileñas de este ránking facturaron US$ 501.365 millones, es decir, el 50,4% de las ventas totales de las 100 multilatinas. Es más, se encuentran en otra escala de actividad.

La dimensión de fuerza comercial de este ránking evalúa la proporción y el volumen total de las ventas anuales fuera del país de origen. En este aspecto las brasileñas están por debajo del promedio regional. Aún así, su fortaleza como empresas multilatinas deriva del enorme volumen de capital y ventas que realizan más allá de sus fronteras. Con unas ventas totales de US$ 186.602,2 millones al año fuera de Brasil, las multilatinas brasileñas facturan un promedio de US$ 6.543,3 millones en el exterior.

Las primeras multilatinas del ránking tienen una estructura productiva semejante: la mayor parte de las ventas por empleado corresponde a las operaciones fuera de su país de origen. Es el caso de Cemex, LATAM, Grupo JBS-Friboi, Avianca-Taca y Ajegroup.

Otra variable que explica el fenómeno multilatino es la cantidad de empleados que estas empresas tienen fuera de sus países de origen. Al respecto es interesante considerar el conjunto de las primeras multilatinas del ránking según país. Éstas son la mexicana Cemex (1°), el grupo chileno-brasileño Latam (2°), el también brasileño Grupo JBS-Friboi (4°), la colombiana Avianca-Taca (8°) y el peruano Ajegroup (10°). Para todas ellas, la mayor parte de las ventas por empleado corresponde a las operaciones en el extranjero, aunque con un importante componente de venta local (ver gráfico Pesca de Ultramar).

Se sale de esta norma la argentina Tenaris (6°), cuyas ventas por empleado locales y extranjeras son equivalentes, y la panameña Copa (26°) con el caso contrario: sus ventas por empleado en el extranjero son singularmente más significativas que las ventas locales.

En cuanto a la cobertura geográfica de las multilatinas, la más destacada es Brightstar (3°). Esta empresa de origen boliviano, hoy gestionada desde Miami, está presente en 49 países de nueve zonas geográficas distintas. Le siguen Cemex y Copa. La mexicana gana a la panameña a pesar de tener menos países de cobertura (34 versus 38), pues éstos se emplazan en zonas geográficas de mayor puntuación, en tanto representan mercados de mayor escala y de más difícil acceso (ver metodología).

Analizando esta dimensión de cobertura, según el país de origen de las multilatinas, destaca Argentina. Sus cinco empresas presentes en el ránking están, en promedio, en 19,2 países. Le sigue Brasil con un promedio de 12,4, luego Perú con 11,8, México 11,0 y luego Chile y Colombia con 9,6 y 9,5.

La dimensión potencial de crecimiento tiene una mayor ponderación, lo que termina beneficiando a las empresas grandes. No obstante, hay algunas como la guatemalteca Pollo Campero que se ubican en la primera mitad del ránking con ventas menores.

Una de las dimensiones importantes del ránking es la que mide el potencial de crecimiento de las multilatinas. En ella se destaca Vale (37°). El gigante minero brasileño obtiene los 100 puntos de la dimensión, fundamentalmente porque tiene un ratio de liquidez (2,5) por encima del promedio y un volumen de ventas anuales de US$ 43.323 millones, muy por sobre el común de las demás multilatinas. Cabe señalar que Vale vio perjudicada su cobertura geográfica al cerrar sus operaciones en cinco países de la región. Sin embargo, tiene el potencial y la capacidad para volver a operar en ellos.

A Vale le siguen en el top 10 de esta dimensión varias empresas grandes brasileñas: la siderúrgica Gerdau (12°), el gigante petrolero Petrobras (42°), la empresa química Artecola (21°), la empresa de energía y petróleo Ultrapar (78°), la también siderúrgica Industrias CH (68°) y la empresa de alimentos Grupo JBS-Friboi (4°). Las que no son brasileñas y pertenecen a este grupo de diez son todas empresas de gran tamaño, es decir, pertenecientes al ránking de las 500 mayores empresas de la región que publicó en julio AméricaEconomía. Todas venden más de US$1.200 millones: Grupo Modelo (46°) de México, Grupo Nutresa (41°) de Colombia y Cencosud (17°) de Chile.

La consolidación de una actividad económica regional sustentable en el tiempo es, por lo tanto, un asunto de escala, capacidad financiera y excelencia en la gestión. Por ello la dimensión de potencial de crecimiento tiene una mayor ponderación, lo que termina beneficiando a las empresas grandes. Sin embargo, las empresas pequeñas sí tienen un lugar, lo demuestra la presencia de la guatemalteca Pollo Campero (43°), ubicada en la primera mitad del ránking, con ventas por US$ 400 millones. Es escala, pero también visión empresarial.