Femsa: Larga vida a las bebidas. ¡Salud!

La mayor embotelladora de América Latina tuvo un buen 2009. Para este año apuesta a diversificarse más en la región para depender menos de México.

José Antonio Fernández quiere una mayor gama de productos.

El año pasado pintaba difícil para la mexicana Femsa, la principal embotelladora de Coca- Cola en América Latina. La fuerte contracción económica en México, el segundo mayor consumidor de bebidas carbonatadas en el mundo, detrás de Estados Unidos, hacía presagiar tiempos duros para la empresa. Y cuando comenzaron a circular rumores de que Femsa vendería su negocio cervecero, muchos analistas vaticinaron que la compañía iniciaría un lento ocaso de su trono como número uno en el sector de bebidas y licores de la región. La brasileña Ambev, su más cercano rival, ya se estaba frotando las manos.

Pero la empresa logró mantener ordenados sus negocios gracias a un esfuerzo de diversificación geográfica y finalmente cerró 2009 con ventas de un poco más de US$ 15.000 millones, un crecimiento de 24,1% frente a 2008. Y no sólo eso. En enero de 2010 selló un acuerdo con Heineken por un total de US$ 7.800 millones, cediendo sus marcas de cerveza, entre ellas Tecate y Sol, al gigante holandés, obteniendo a cambio dos asientos en el consejo de administración de la cervecera europea.

Al final, el temor ante un desplome de la demanda no se volvió realidad. Según el reporte anual de Femsa, las ventas de cerveza de la empresa crecieron 9,3% en 2009, totalizando US$ 3.600 millones.

Y el negocio de las bebidas carbonatadas también resistió bien. Según Eduardo Romo, director de Comunicación para América Latina de The Coca- Cola Company, América Latina representa 28% del consumo mundial de la bebida.

“Latinoamérica sigue siendo el principal foco de crecimiento de la empresa. En 2003, cuando compramos Panamco, cerca de 80% de las utilidades de Coca- Cola-FEMSA provenían de México y el resto, de Centro y Sudamérica”, dice Juan Fonseca, director de relaciones con los inversionistas de Femsa. “Hoy es 50-50, y no es que el consumo en México haya dejado de crecer, sino que el crecimiento en países como Brasil y Colombia ha sido extraordinario”.

Según cifras de The Coca- Cola Company, en 2009 esa marca creció 30% en Colombia, 8% en Perú, 6% en México y 4% en Brasil, gracias, en parte, a la introducción de nuevos productos. Pero Femsa apuesta a que aún hay mucho espacio para crecer. “En Brasil el consumo per cápita de bebidas carbonatadas es la mitad del de México, y en Colombia, apenas una cuarta parte”, dice Fonseca. “No vemos por qué no puedan tener el mismo nivel de consumo que en México”.

Otra categoría en crecimiento para la empresa ha sido el sector de las bebidas no carbonatadas, en especial el agua embotellada y los jugos. Femsa ha adquirido marcas como Jugos del Valle (en conjunto con The Coca- Cola Company) que han tenido tasas de crecimiento de 40%. “El futuro está en productos como naranjadas, jugos con pulpa y sin pulpa, bebidas vitamínicas”, dice Fonseca. “De  los embotelladores grandes somos los que tenemos la menor cantidad de productos no carbonatados, lo cual nos abre las puertas de un mercado enorme por explorar”.

El primer trimestre de 2010 fue complicado para Femsa debido a un inicio de año muy frío en México, lo que repercute en un menor consumo de bebidas. Sin embargo, la empresa apuesta a un fuerte repunte con el Mundial de Fútbol.

Otra de las grandes apuestas es su cadena de tiendas de conveniencia Oxxo, que ya cuenta con unos 7.000 puntos de venta en México. La embotelladora comandada por José Antonio Fernández planea abrir otras 1.000 tiendas este año en México e iniciar un proceso de franquicias en Brasil y Colombia.