México: y siguen perdiendo impulso

La fuerte recesión de México en 2009 afectó los resultados de sus empresas, pero la tendencia de perder presencia entre las 500 se viene fraguando hace años.

Distribución por sector de las 100 mayores
empresas mexicanas
Fuente: AméricaEconomía Intelligence
Distribución por sector de las 100 mayores empresas mexicanas

Un año desastroso para la economía mexicana, que se contrajo en más de 7% el año pasado, arrastró también a las grandes empresas de ese país, las que siguen perdiendo terreno en la lista de Las 500 Mayores Empresas de América Latina.

La alta dependencia que tiene México hacia Estados Unidos ha sido un duro recordatorio durante la crisis económica que se inició a fines de 2008. Casi 80% de las exportaciones mexicanas tienen como destino su vecino del norte, cuya recuperación ha sido mucho más lenta de lo que muchos analistas habían previsto anteriormente. Ése fue el caso de la industria de automóviles y autopartes, donde todas las grandes empresas de ese sector registraron en 2009 una caída en sus ventas.  Otras como Cemex, que tiene operaciones en casi todos los mercados desarrollados, también sufrieron con la magra reactivación económica. Las ventas de la compañía de cementos cayeron 7,2% el año pasado.

Más allá de la crisis que afectó con mayor dureza a México que a otros países de la región, hay dos tendencias claras que muestran que las compañías de ese país vienen perdiendo impulso hace varios años. De hecho, en el ránking de 2005 México contaba con 138 empresas entre las 500 más grandes de la región. En la versión 2009 de la lista de AméricaEconomía son casi 20 menos, llegando a 119. Hace 15 años, México dominaba la lista, ya que casi la mitad de las 500 provenían de ese país. Hoy, la situación se ha invertido y es Brasil el que ocupa el lugar que antes ostentaba México.

La primera tendencia es que el sector petrolero mexicano ha acusado una baja lenta pero sostenida en los últimos años. La petrolera estatal Pemex sigue en segundo lugar, pero a mediados de la década era la número 1 indiscutida. Las razones son variadas, pero la mayoría de los analistas coincide en que la compañía no ha sabido invertir en la exploración y desarrollo de nuevos yacimientos. Los campos de Cantarell, lejos la mayor reserva de Pemex, se están agotando más rápido de lo que se preveía.

La dependencia de la economía de
Estados Unidos, que aún no se recupera bien, le ha costado caro en esta ocasión a México.

La segunda es que México parece haberse quedado estancado con un grupo de gigantes que han reinado por años, pero el país no ha creado nuevos jugadores. Las empresas del multimillonario Carlos Slim, como Telmex y América Móvil, dominan hace años el sector de telecomunicaciones. Los buenos resultados de la segunda, cuyas ventas crecieron 20,9%, se deben principalmente a que se ha expandido con éxito por América Latina, en especial en Brasil, Argentina, Colombia y Chile. Telmex, la compañía de telefonía fija con operaciones en México, sólo creció un débil 1,6% el año pasado. Pero Telmex Internacional saltó casi 29%, nuevamente gracias a empresas como Embratel, su brazo de telefonía en el mercado brasileño.

De todas formas, hay algunos sectores que han mostrado empuje, como es el caso del comercio minorista. Pese al mal año económico, las ventas de Wal-Mart de México crecieron 16,9%, con lo que el gigante minorista sube tres puntos en el ránking regional, instalándose entre las 10 mayores de América Latina.


< volver