Ranking 2010
Las mejores ciudades para hacer negocios
en América Latina

A escala humana

Por esas ventajas, Miami vuelve a ser un punto de referencia para las empresas que quieren operar en América Latina. Es el caso de Walmart, el gigante norteamericano del retail, que decidió localizar ahí su headquarter para América Latina. Según el nicaragüense Eduardo Solorzano, presidente y director general de la compañía para la región, ni siquiera se molestaron en evaluar otras ciudades.

“Miami es la puerta de enlace virtualmente para cada país de América Latina y la oficina que opera ahí agrega valor a nuestras representaciones repartidas por la región a través del apalancamiento, el aprovechamiento de economías de escala y la transferencia de las mejores prácticas”, dice Solorzano.

Sin embargo, Miami no es la Shangrilá de los negocios para América Latina. Las crecientes restricciones para los extranjeros, no sólo para obtener visas de trabajo y permisos, sino incluso para realizar un viaje de negocios rutinario, ha llevado a que muchas empresas latinoamericanas desistan de pensar en la ciudad como una alternativa. Incluso hay casos de empresas estadounidenses que hacen justamente lo contrario, como Boston Scientific, una compañía de insumos médicos que emigró de Miami para instalarse en San José de Costa Rica (9°).

Las ciudades que le siguen son viejos conocidos de este Ránking: Santiago (2°), São Paulo (3°), Ciudad de México (4°), Rio de Janeiro (5°) y Buenos Aires (6°).

En el caso de la capital chilena destacan su calidad de vida, su marco político y económico, las grandes facilidades que tiene para hacer negocios, su buena infraestructura, además de su simple y predecible sistema tributario. Además, sus bajos costos. En términos comparativos, Santiago sigue siendo más barata en recursos humanos y bienes inmobiliarios que el resto de las ciudades que ocupan los primeros lugares. Incluso, pese al reciente terremoto, subsiste el interés de levantar en la ciudad un conjunto de rascacielos que incluye la torre que aspira a convertirse en la más alta de América del Sur.

No obstante, la ciudad chilena debe trabajar mejor en sus variables blandas. Y es que aunque cuenta con un inmejorable poder de marca, Santiago sigue siendo percibida por muchos como una ciudad aburrida, provinciana, estresada y contaminada.  Algo que ratifican los lectores de AméricaEconomía encuestados para este especial, pues justamente la peor calificación de la ciudad es su atractivo para “ser visitada” (muy por debajo de sus atributos como ciudad para hacer negocios, trabajar o vivir).
São Paulo está una posición por debajo, aunque su potencial de negocios supera al de cualquier ciudad en este Ránking. La megalópolis brasileña, la más grande y próspera del país, va al alza. Atrae negocios de todo el mundo, sus productos y servicios empiezan a venderse en todo el mundo, mientras su comunidad empresarial lucha por el acceso a nuevos mercados. Eso, sumado a las enormes inversiones en infraestructura que vendrán por el Mundial de Fútbol, la deben reponer en  los primeros lugares.
Al menos, São Paulo ya venció a Santiago en febrero, cuando la firma sueca Eriksonn decidió reestructurarse a nivel global, disminuyendo sus headquarters alrededor del mundo y dejando uno sólo para todo el mercado latinoamericano. En la lista final quedaron, además, San José y Ciudad de México, pero la ciudad paulista –conforme los criterios de análisis de los suecos– ganó en todo, menos en seguridad.

Rio de JaneiroRio, la vedette brasileña

Juegos Olímpicos y Mundial de Fútbol mediante, la ciudad se alista para una fama mundial. Por ahora, Rio suma inversiones y trepa en el Ránking.

Otro movimiento interesante fue el desplazamiento de Buenos Aires a manos de Rio de Janeiro. Sin dudas, en esta competencia entre las dos grandes ciudades con más atractivo turístico de América Latina, el factor país es muy relevante. Mientras Argentina se subsume en un contexto político que perjudica las inversiones, con amenazas constantes de expropiación y cambios de las reglas del juego, como fue la intervención del Banco Central argentino por parte del Gobierno de Cristina Fernández, Rio de Janeiro se beneficia de un país que aspira a ingresar en las grandes ligas, y que le dio la oportunidad de hospedar los primeros Juegos Olímpicos que se hagan en América del Sur.

De este modo, Rio se convierte en una ciudad atractiva para la llegada de nuevas inversiones y empresas internacionales. Durante 2009 la firma inglesa de seguros Lloyd’s se instaló en la ciudad, y en 2010 se preparan para llegar las compañías francesas Schlumberg, de tecnología y GVT, de telefonía. También, Petrobras, la empresa más grande de Brasil, decidió mantener sus headquarters en Rio, dado el potencial del inmenso yacimiento de petróleo que se halló justamente frente al Corcovado.
Según Felipe Góes, secretario de Desarrollo del Municipio de Rio, el principal problema de la ciudad sigue siendo “la imagen de violencia”.

Sin embargo, para la autoridad edilicia “la tendencia se está revirtiendo”, pues ya comienzan a reducirse los índices de criminalidad gracias a “una política exitosa de ocupación pacífica de sectores anteriormente controlados por delincuentes”. Una apuesta alta, dado que a breves años de los Juegos Olímpicos y el Mundial de Fútbol, en Rio de Janeiro todavía se derriban helicópteros con bazucas desde las favelas.

 

< Anterior | Sigue >