Países motor

Si bien no todos los países latinoamericanos tuvieron performances similares, por lo que las inversiones en unos u otros tuvieron márgenes de rentabilidad muy variables, hubo un conjunto de economías que empujaron hacia arriba el rendimiento general de las multilatinas.
Ranking de Clinicas y Hospitales de América Latina 2009

Especial atención hay que poner a lo sucedido en Brasil, pues el hecho de que el gigante sudamericano haya vadeado la crisis con un decrecimiento pequeño (0,2%), terminó por empujar hacia arriba las empresas multilatinas brasileñas, las que crecieron en promedio 7,6% durante 2009.

Pero también hubo efectos positivos en aquellas compañías que, sin ser oriundas de Brasil, tienen fuertes inversiones en el país. Es el caso de la empresa tecnológica chilena Sonda, la que desde 2007 es dueña de Sonda Procwork, una compañía paulista del rubro, que en 2009 vio crecer su Ebitda en 26,5% (en relación a 2008), pese a que tuvo que archivar sus proyectos de desarrollo. “El objetivo para 2010 es dar un salto aún mayor”, dice Carlos Enrique Testolini, del Consejo de Administración de Sonda en Brasil. Y la base para dar ese salto –según Luiz Carlo Felippe, presidente de Sonda Procwork– es cerrar 2010 con al menos tres grandes adquisiciones, las que serán financiadas desde- su matriz en Chile, por un monto cercano a los US$ 150 millones.

En menor escala, Chile, Perú y Colombia fueron países estabilizadores de las multilatinas. El caso peruano es un buen ejemplo. Según Genoni, “en la práctica en ese país no hubo recesión del crédito, lo que ofreció un buen contexto de expansión para Arcor, una de las pocas multilatinas de origen argentino, la que durante 2009 decidió crecer en el Perú”.

Asimismo, el Grupo Brescia de Perú –el que no se considera en este ranking, pues su política empresarial es no entregar información– sorprendió al mercado del cemento al comprar 99,24% de Lafarge Chile en 2009 por un monto de US$ 555 millones, convirtiéndose en la mayor inversión de una empresa peruana en Chile, la que fue hecha además en un contexto de crisis. “Esta compra abre una oportunidad para que otras firmas peruanas se interesen en invertir en ese país durante 2010”, dice Zúñiga.

Independientemente del país de origen, al parecer las multilatinas enfrentan un promisorio 2010. No sólo porque tienen la fuerza y la confianza en sus modelos, que resultaron exitosos a pesar de la crisis de 2009, logrando incluso estrechar la brecha de competitividad con las competidoras globales de otras regiones desarrolladas, sino porque en la espera de la gran tormenta terminaron aceitando sus maquinarias conceptuales y productivas, lo que ahora las deja en un muy buen pie para expandirse incluso a parajes que antes parecían muy lejanos e inaccesibles.

Habrá que ver si sucede.

« Anterior