Warning: file_get_contents(): php_network_getaddresses: getaddrinfo failed: Name or service not known in /srv/http/rankings/2011/clinicas/includes/menu_ae.php on line 1

Warning: file_get_contents(http://develop.americaeconomia.com/~amecodevelop/barraae/barra-ameco.html): failed to open stream: php_network_getaddresses: getaddrinfo failed: Name or service not known in /srv/http/rankings/2011/clinicas/includes/menu_ae.php on line 1

Los mejores
Hospitales de América Latina

Ojos digitales

América Latina es hoy uno de los mercados más calientes para la tecnología médica. Pero cada hospital compra lo que estima conveniente y no hay estándares nacionales ni regionales.

Graziele Dal-Bo, Sāo Paulo

Dos días después de haber sido internado por un infarto, Luan Rodrigues, 55 años, sufre un cuadro de fibrilación ventricular: su corazón ha parado de bombear. El equipo de médicos y enfermeros del hospital israelita Albert Einstein de São Paulo intenta en vano revertir la situación. Pero Luan no resiste y muere.

Esta situación sería común en cualquier recinto hospitalario, salvo por un detalle: el paciente no es real sino un robot. En realidad uno de los nueve que el hospital paulista utiliza para entrenar a su personal. Cuestan entre US$ 80.000 y US$ 250.000 y son parte del Centro de Simulación Realista, inaugurado en 2007, en el que el hospital invirtió US$ 3,5 millones. “La mejora en los procedimientos es visible”, dice Cristina Mazzoi, gerenta del área de entrenamiento.

El Einstein es uno de los referentes en América Latina en la aplicación de tecnologías en el ambiente hospitalario. En toda la región hay sólo tres Aquilion One, lo último en tomógrafos: dos están en el Einstein. “La imagen de un corazón toma normalmente entre ocho y diez latidos, pero con este tomógrafo basta con uno”, explica César Nomura, médico radiólogo del área de imagen cardiovascular del Albert Einstein. La imagen obtenida es tan perfecta que el médico logra detectar el riesgo de infarto con mucha más precisión.

El mismo orgullo muestra la ingeniera Gabriela Olague, jefa de ingeniería biomédica del Hospital Ángeles Lomas en México. “La reciente adquisición de la resonancia de tres Teslas permite brindar al paciente una mejora en la calidad de imagen, lo que conlleva a una interpretación médica más exacta”, dice. “El tiempo del estudio es más corto y varias mediciones o análisis se pueden adquirir durante la parte de post procesamiento”.

LOS PROVEEDORES

Políticas como la del Einstein, que destinó un 2% de sus ingresos por US$ 682 millones al área de tecnologías de la información, han hecho de América Latina una región codiciada por los proveedores de este tipo de equipos.

“Aquí hay más gente de clase media cambiándose de sistemas únicos de salud a convenios”, dice Rogério Patrus, presidente de GE Health para América Latina. “Con ello la demanda por exámenes aumenta y se necesita comprar más equipos. Es un círculo virtuoso”.

Ello explica que la multinacional haya escogido a Brasil para albergar un quinto centro de tecnología en el mundo. Con una inversión de US$ 100 millones, será construido en Rio de Janeiro. GE cuenta además con instalaciones de fabricación en Minas Gerais, donde produce aparatos de rayos X y mamografía.

Otro país que concita el interés de las multinacionales es Colombia. “Siemens tiene aquí la planta más grande de Latinoamérica”, dice el Dr. Juan Carlos Giraldo, director de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACHC). “Somos tan buenos compradores que la mayoría de las grandes casas comerciales, como General Electric, Toshiba o Philips, tiene plantas en Colombia o sus sedes para América Latina”.

Para Giraldo, Colombia se ha destacado por sus cirugías ortopédicas, de traumatología, cirugía estética, trasplantes y diálisis. “Esto atrae, desde hace muchos años, un flujo muy importante de pacientes de Centroamérica, Venezuela y el Caribe”, dice el especialista.

Somos tan buenos compradores que la mayoría de las grandes casas comerciales, como General Electric, Toshiba o Philips, tiene plantas en Colombia o sus sedes para América Latina

Otra multinacional que ha aumentado su presencia en la región es Carestream, la antigua división de salud de la Kodak. Según Robert Eisenbraun, director general de la empresa en Brasil, históricamente la región nunca había despertado mucho interés en la matriz estadounidense. “Eso empezó a cambiar el año pasado. Hoy somos la segunda empresa del grupo en facturación”, dice. El ejecutivo prevé un aumento de ingresos en América Latina de entre un 5% y un 10% en los próximos cinco años. Gran parte de ello provendrá de inversiones en equipos de la digitalización de diagnósticos. “Si pensamos en Brasil, con cerca de 20.000 equipos de rayos X, en su mayoría analógicos, el potencial de mercado es muy grande”, dice Eisenbraun. Según un estudio de la consultora internacional Frost & Sullivan, las ventas latinoamericanas de sistemas de almacenamiento y comunicación de imágenes (PACS, por sus siglas en inglés) llegarían a unos US$ 69 millones en 2014, un salto de casi 300% desde los modestos US$ 17,7 millones en 2009.

La que también está aumentando inversiones en la región es la holandesa Philips. Globalmente el área médica representa un 34% de sus ventas, mientras que en Brasil alcanza a un cuarto. “Además de la situación macroeconómica positiva en la región, los incentivos del gobierno para comprar estos aparatos han ayudado a la venta”, dice Ricardo Martins, gerente de marketing clínico de Philips para América Latina.

En este contexto también hay espacio para empresas como la brasileña Pixeon, especializada en diagnóstico mediante imágenes digitales. En Brasil atiende al Hospital São Camilo de São Paulo, Casa Santa en Porto Alegre y el hospital de la Unicamp. Y ya ha logrado su primer cliente argentino: el hospital universitario Fundación Favaloro, en Buenos Aires. “Apostamos en el área clínica de tamaño medio, que representa el 70% del mercado”, dice Fernando Peixoto, director de la compañía.

Sin embargo, esta proliferación de alta tecnología tiene un lado preocupante. “Cada una de las instituciones toma decisiones independientes”, reconoce el Dr. Giraldo, en Bogotá. “Entonces hay instituciones con dotaciones del primer mundo, y hay otras que están en un nivel diferente”.

Como toda decisión de inversión en activo fijo, los hospitales tienen que evaluar las alternativas en costos, la manera de pago y estimar el período de amortización. “No sirve incrementar demasiado los costos por estudio o tratamiento, porque el área médica no querría enviar pacientes”.