Warning: file_get_contents(https://especiales.americaeconomia.com/web/botonera_ae_25.html): failed to open stream: HTTP request failed! HTTP/1.1 404 Not Found in /srv/http/rankings/2011/mba/ejecutivo-intelectual.php on line 41

Título

El ejecutivo intelectual

Los hombres y mujeres de negocios ya no bailan sólo al ritmo de la caja registradora, como antaño, cuando la principal preocupación era ganar dinero. De manera creciente los ejecutivos de  la región tienen mayor curiosidad y pasión por el conocimiento del management. Algo gratuito, pero que hace mejor el mundo de los negocios.

Para muchos ejecutivos latinoamericanos no todo es trabajo y día a día. También sueñan con investigar, escribir y crecer intelectualmente. Así, los aproximadamente 1.600 ejecutivos encuestados por AméricaEconomía, de prácticamente todos los países de la región, apuntaron que las escuelas de negocios de INCAE (28%), la Universidad Católica de Chile (15%) y la Universidad Adolfo Ibáñez (12%) son las preferidas para ser invitadas a dictar clases.

De dedicarse a la docencia, ¿en cuál de las siguientes universidades latinas se sentiría honrado de dictar clases?. Porcentajes de votos que obtuvo cada escuela
Fuente: AméricaEconomía Intelligence
De dedicarse a la docencia, ¿en cuál de las siguientes universidades globales se sentiría honrado de dictar clases?. Porcentajes de votos que obtuvo cada escuela
Fuente: AméricaEconomía Intelligence
¿Cuál o cuáles han sido los principales beneficios que le ha traído cursar un MBA?
Fuente: AméricaEconomía Intelligence

Sin duda, un buen indicador de prestigio, pero que sólo muestra términos generales. Al desagregar los encuestados por países, aparecen otras escuelas. Por ejemplo, preguntando sólo por prestigio, los argentinos se inclinan por una escuela local: IAE de la Universidad Austral. Lo mismo pasa con los brasileños, los colombianos y los mexicanos, con COOPEAD de Rio de Janeiro y Uniandes de Bogotá e IPADE del Distrito Federal de México, una escuela que aún no se anima a participar del ránking, la que –en caso de hacerlo– sin duda alcanzaría posiciones importantes.

En el caso de las escuelas globales, Harvard Business School es, por lejos, la escuela donde los ejecutivos latinoamericanos se desvivirían por dictar clases, con un 40,3% de las preferencias.

Destaca también un conjunto de escuelas españolas que se ha posicionado como de alto prestigio: Instituto Empresa (9,5%), IESE (9%) y algo más atrás ESADE (3,4%). También hay que destacar en este conjunto a London Business School y The Wharton School, las que alcanzan posiciones encumbradas en el índice general de prestigio de la tabla del ránking de las escuelas globales.

El juego de hacer imaginar a nuestros ejecutivos dictando clase no es una quimera. De hecho, éstos se muestran muy dispuestos a incrementar sus conocimientos en management, pues sólo 13% de ellos no tiene interés por cursar ninguna otra maestría. El hambre del saber corre por cuenta de programas de Finanzas (33%), Economía (17%) y Márketing (15%). Datos que sintonizan con el valor percibido de haber hecho un MBA por parte de estos ejecutivos, quienes consideraron mayoritariamente que el principal beneficio fue “ampliar y profundizar en conocimientos”, por sobre otros atributos más pragmáticos como ampliar redes, mejorar la empleabilidad o aumentar salario.

¿Quién asumió el costo del MBA?
Fuente: AméricaEconomía Intelligence
Áreas de interés para realizar otras maestrías
Fuente: AméricaEconomía Intelligence

Está clara la importancia de la educación de posgrado en esta casta de hombres y mujeres de negocios. No es raro que hayan cursado sus MBA contra viento y marea. La gran mayoría financió de su propio bolsillo su maestría (61%), porcentaje que aumenta si se suma a aquellos que lo cofinanciaron con su empresa (13%) y quienes pidieron un crédito bancario para hacerlo. Como contracara de esta pujanza, al debe quedan las empresas y los sistemas de becas, que en conjunto sólo cubrieron  19% del financiamiento de los ejecutivos encuestados que tienen ya su MBA, justo ahora, cuando el desafío para América Latina es precisamente incrementar su capital humano.