Warning: file_get_contents(): php_network_getaddresses: getaddrinfo failed: Name or service not known in /srv/http/rankings/2011/mejores-universidades-chile/art-ruta-expansion.php on line 43

Warning: file_get_contents(http://develop.americaeconomia.com/~amecodevelop/barraae/barra-ameco-n.html): failed to open stream: php_network_getaddresses: getaddrinfo failed: Name or service not known in /srv/http/rankings/2011/mejores-universidades-chile/art-ruta-expansion.php on line 43

Especial Universidades 2011Chile

La ruta de la expansión

Más alumnos, profesores y aranceles. Esta nueva versión del Ránking de Universidades muestra que, pese a los conflictos, el sistema chileno sigue al alza.

Protestas en las calles. Tomas. Paralizaciones. Recursos perdidos. Y hasta crisis financieras. Son muchos los problemas que las universidades en Chile están enfrentando este año. Pero, a pesar de todo, el sistema sigue creciendo año a año. Más alumnos entran a estudiar, las casas de estudios contratan más profesores y muchas de ellas incrementan sus programas académicos.

Ésa es una de las principales conclusiones de esta nueva versión del ránking de calidad de las universidades chilenas que tiene en sus manos y que realiza AméricaEconomía Intelligence por tercer año consecutivo. Mientras el año pasado las 57 universidades del sistema chileno totalizaban 532.000 estudiantes (según cifras actualizadas en 2011 por el Consejo Nacional de Educación Superior), este año sobrepasan los 562.000. Un crecimiento del 6%. Durante 2011, 151.000 alumnos se matricularon para comenzar a estudiar una carrera, mientras que el año anterior lo hicieron 142.000. Un alza del 6,3%.

Esta investigación de AméricaEconomía Intelligence busca entender cómo se mueve la calidad académica de las instituciones en medio de estas cifras al alza. Para ello, analizamos los datos duros de las universidades y los clasificamos en nueve idnicadores los que, ponderados, forman el Índice de Calidad Universitaria.

El 25% de este índice viene dado por la calidad del alumnado. Esto se mide a través de los puntajes PSU de ingreso de los estudiantes y su distribución, así como por el Aporte Fiscal Indirecto (AFI), que entrega el Estado a las instituciones por cada “buen” alumno matriculado. Como la calidad de los alumnos es clave en determinar la calidad de una clase, las universidades se pelean por incrementar su participación entre los cerca de 32.000 alumnos con sobre 700 puntos que están en el sistema. En 2011, el 60% de ellos estaban matriculados en la U. Católica o en la U. de Chile.

El 60% de los alumnos con puntajes sobre 700 puntos están matriculados en la U. Católica o en la Chile. El otro 40% se reparte entre las 55 universidades restantes.

La calidad docente aporta otro 25% al índice de calidad universitaria. Para medir este factor se evaluó a los profesores con jornada completa, ponderándose según su grado académico. Hoy las 57 universidades de Chile suman cerca de 17.000 profesores de tiempo completo, con un alza promedio de 6% frente al año anterior.

Como los profesores para hacer buenas clases necesitan actualización de conocimientos, la investigación es la tercera componente del índice de calidad (10%). Acá se mide la cantidad de papers publicados en las bases ISI y Scielo en proporción con la cantidad de profesores full time de cada institución. Acá ha habido un incremento de la competencia. En 2011, las universidades tienen publicados 6.134 papers ISI, un 24% más que el año anterior.

Como los esfuerzos por tener mejores alumnos, profesores e investigación deben sistematizarse, el cuarto componente de este ránking es la acreditación (15%), evaluándose la cantidad de áreas acreditadas que tiene cada casa de estudios y por cuánto tiempo.

El resto de las variables del índice final de calidad están dado por infraestructura (5%), internacionalización (5%), inclusión (5%) y vinculación con la comunidad (5%) (ver metodología en página 64).

Los dos primeros lugares del ránking se lo pelean palmo a palmo la Universidad Católica de Chile (1º) y la Universidad de Chile (2º). Entre ambas hay sólo dos décimas de diferencia, mientras que en la versión del año pasado eran la ventaja de la UC era de 3,4 puntos. La rivalidad se estrechó este año, pues la Chile aumentó su índice de calidad docente en casi 5 puntos, gracias a la mejora de la calidad de su equipo de profesores. En 2010, el 25,5% del cuerpo tenía grado de doctor, proporción que este año aumentó a 28%. En el registro del año pasado, un 39% de sus profesores eran de tiempo completo, y este año la cifra llegó al 42,4%.

La cantidad de alumnos que estudian en la Universidad Católica también creció, pasando de 19.000 a 19.700 estudiantes. Sin embargo, la principal entidad educacional de la Iglesia en Chile mantuvo la proporción de docentes full time respecto de la plana total en 52%, y aumentó muy levemente la proporción de docentes con PhD respecto del total, desde 30,4% a 32,1%.

La UC sigue siendo la preferida a la hora de matricularse. El 48,5% de los estudiantes de la Universidad Católica rindieron una PSU con más de 700 puntos, mientras que en el caso de la casa de Bello, la cifra es de 38,1%. Este liderazgo se mantiene al observar los alumnos con más de 600 puntos que están en las aulas de cada una de las universidades: 96,8% en el caso de la UC y 90,7% en el caso de la U de Chile.

La competencia entre las universidades se empieza a notar también en su investigación. en 2011, el sistema universitario tiene registrados 6.134 papers en las bases de publicaciones académicas ISI, un 23,7% más que los publicados en 2010.

Las dos universidades del tope de la lista siguen teniendo una abismal diferencia de calidad con las que les siguen. Las universidades Católica y de Chile son las únicas que tienen un índice de calidad sobre los 90 puntos. Pero también sobre los 80 y sobre los 70. La tercera casa de estudios del ránking tiene 68,4 puntos, lo que significa que tendría que subir cerca de 30 unidades si quiere entrar a competir por alguno de los dos primeros lugares.

Algo similar ocurre con la brecha entre las cuatro primeras y el quinto lugar: mientras la distancia entre la Universidad de Santiago de Chile y la Universidad de Concepción es de menos de un punto (en la versión anterior de este ránking estaban empatadas), son más de 7 puntos los que las separan de la Católica de Valparaíso (5º).

A la caza de alumnos

Entre las top 10 del ránking hay tres estatales, seis privadas tradicionales y una privada autónoma. Se trata de la Universidad Adolfo Ibáñez, la cual tiene un 85% de alumnos con puntajes por sobre los 600 puntos. La segunda privada autónoma es la Diego Portales (11º), seguidas por la de los Andes (12º), la Andrés Bello (14º), la del Desarrollo (15º) y la Alberto Hurtado (16º), sin muchas variaciones frente a 2010.

 Un aspecto interesante a analizar es cómo las instituciones que están en el tope de la tabla no incrementan mayormente la cantidad de alumnos matriculados de un año a otro. En promedio, las top ten sólo crecieron en 4%, por debajo del sistema. En las que están en la parte media y baja de la tabla, los incrementos en los alumnos son mucho mayores. La Andrés Bello (14º), por ejemplo, incrementó en 3.000 sus alumnos matriculados, casi el 10%. El de la Pedro de Valdivia (Nº 51) es más pronunciado. Aumentó su alumnado en casi 40% al pasar de 5.000 a 7.000 estudiantes y su cuerpo de profesores lo hizo en 60%, al pasar de 785 a 1.256. El número de programas que ofrece, en tanto, pasó de 76 a 88. “A partir de 2006 hicimos una planificación de crecimiento de largo plazo”, dice Glenn Brown, vicerrector de la sede Santiago de la UPV. “Y allí establecimos el crecimiento de autoridades y cuerpo académico en función del número de alumnos”. La idea es que con eso también comience a crecer la investigación.

La U. Tecnológica Inacap (Nº 52), en tanto, incrementó su masa de alumnos en un 40%, de 16.500 a 23.000. Y el año pasado llegaron a matricularse en el primer año de una carrera en sus aulas más de 7.500 egresados de enseñanza media, un 28% más que en 2010.

La Universidad San Sebastián (Nº 32) es una de las que más inversiones han realizado en el último tiempo. A fines de 2009 anunció un plan de inversiones que suma US$ 140 millones y dentro del cual se cuentan su sede central en Bellavista (US$ 45 millones) y otra en Los Leones (US$ 25 millones).

La entidad cuenta este año con 20.000 alumnos, un 22% más que en 2010. Y este año se sumaron 6.500 matrículas de primer año. Aunque no aumentó su planta de profesores, la universidad dio un salto en su número de programas y licenciaturas, al pasar de 82 a 122.

Otras casas de estudios superiores han hecho esfuerzos por mejorar su planta académica, haciéndola crecer más que la cantidad de alumnos. Es el caso de la Universidad Austral, cuyo profesorado casi se duplicó desde el año pasado a la fecha, al pasar de 765 a 1.409 académicos. El total de estudiantes en sus aulas, en tanto, creció lo mismo que el promedio nacional (6%). En todo caso, la estrategia le significó bajar la proporción de docentes más preparados: mientras en 2010 el 32,5% de sus profesores eran doctores, hoy la cifra es de 21,4%. Lo mismo ocurrió con los académicos de jornada completa: 76% el año pasado y 48% hoy.

“Nuestra política es tener un profesorado entrenado”, dice Juan Omar Cofré, prorrector de la Universidad Austral. Además, están implementando un modelo de enseñanza más participativo que requiere una proporción mayor de profesores por alumno. “Estamos adecuando una infraestructura para que no haya más de 30 personas por sala”.

La Alberto Hurtado también muestra un incremento importante en cantidad de profesores: hoy tiene un 50% más que en 2010, y un 10% más de alumnos. La Autónoma presenta cifras similares, con un 42% de crecimiento en profesores y 10% en alumnos. Eso va acompañado de un plan de inversiones de US$ 70 millones para este año, que incluye la edificación de 26.000 m2 en los ex terrenos del Colegio Argentino del Sagrado Corazón, en Providencia.

La Universidad Santo Tomás, en tanto, está invirtiendo este año más de US$ 50 millones en abrir o mejorar sedes en Viña del Mar, Arica, Los Ángeles, Concepción y Temuco. Con esto hará frente al aumento de 9% en sus programas académicos, 10% en alumnos y 6% en profesores.

Entre las que más redujeron su planta académica destaca la osornina Universidad de Los Lagos, con una caída de 42%, llegando a 224 docentes. La baja es coherente con la de su número de alumnos, que disminuyeron en 21%, hasta 6.000. En todo caso, el recorte le permitió a la entidad mejorar sus estándares académicos. Este año, el 20% de sus profesores cuenta con un doctorado, mientras que el año pasado la cifra era de 13%. Y ahora más del 80% trabajan a tiempo completo, en contraste con un 60% en 2010.

Autor: AméricaEconomía Intelligence