Warning: file_get_contents(): php_network_getaddresses: getaddrinfo failed: Name or service not known in /srv/http/rankings/2011/mejores-universidades-chile/opinion-financiar-edu.php on line 43

Warning: file_get_contents(http://develop.americaeconomia.com/~amecodevelop/barraae/barra-ameco-n.html): failed to open stream: php_network_getaddresses: getaddrinfo failed: Name or service not known in /srv/http/rankings/2011/mejores-universidades-chile/opinion-financiar-edu.php on line 43

Especial Universidades 2011Chile

Cómo financiar la educación universitaria

John C. Edmunds

Dr. en Admin. de Empresas de la U. de Harvard, profesor de Finanzas de Babson College en Boston y coautor de Wealth by Association.

El sueño de obtener un título universitario solía ser para la mayoría de los jóvenes latinoamericanos una remota fantasía. Una imagen añorada que se desvanecía cuando despertaban de sus sueños y enfrentaban la triste realidad cotidiana. Un grado estaba, hasta hace poco, tan lejos de su alcance que la mayoría de ellos abandonó muy joven la esperanza de obtenerlo y puso sus ojos en logros más realistas.

En los últimos años la obtención de un título se ha hecho más plausible, y las generaciones recientes han tenido un mayor porcentaje de graduados universitarios que las anteriores. Pero, para muchos, el sueño se convirtió en una pesadilla por las altas deudas.

La ola de trabajadores educados ha ido por delante de la creación de puestos de trabajo, y los sueldos que ganan los empleados con educación no son lo suficientemente altos para permitir el pago de sus préstamos.
Este desajuste se comenzará a aliviar a medida que el país se desarrolle y crezca la demanda por trabajadores con títulos universitarios. El problema es que esa evolución no es tan rápida.

Pero hay una solución. La clase media chilena está agobiada por las deudas, pero no el gobierno. La deuda pública bruta chilena es muy baja respecto de su PIB. De hecho, el fondo de emergencia ha superado el total de la deuda externa garantizada por el gobierno durante los últimos años. El contraste con los países ricos altamente endeudados es llamativo. Para los inversionistas en deuda soberana, los bonos chilenos son una inversión prudente.Un refinanciamiento permitiría a las familias consolidar sus deudas en un nuevo préstamo con condiciones más manejables.

El gobierno chileno podría emitir bonos y venderlos a inversionistas locales e internacionales. Y luego, usar ese dinero para refinanciar los préstamos de educación de los jóvenes en necesidad más extrema. A través del BancoEstado o de otra entidad, podría comprar los pagarés, luego bajar las tasas de interés y reprogramar los pagos de los deudores. Por ejemplo, considere un chileno de 26 años que debe tres préstamos por un total de 500 UF, con una tasa de interés promedio de UF+6% y planes de pago de cinco años. Tiene dificultades para pagar, y sobre él se cierne la amenaza de una mala calificación crediticia.  DICOM es muy eficiente y el tratamiento de los deudores que se atrasan en sus pagos es duro.

El refinanciamiento permitiría a las familias consolidar sus deudas en un nuevo préstamo con condiciones más manejables. En el ejemplo, el nuevo préstamo sería de 500 UF, pero la tasa de interés sería de UF+1% y el pago se extendería a más de 15 años. Además, el calendario de pagos incluiría un grado de flexibilidad. El titular podría saltarse un pago de vez en cuando u obtener un aplazamiento.

La entidad que implemente este refinanciamiento debería poder hacer nuevos préstamos a la siguiente generación con el pago de los deudores. Los bonos, en tanto, vencerían y deberían ser pagados. El gobierno podría hacer nuevas emisiones y usar los procedimientos para pagar la primera.

Pero el esquema tendría algunos costos de operación y ganaría menos interés que los cupones de los bonos del gobierno. Por eso, sería un costo para el fisco. Los chilenos deberían decidir si quieren subsidiar un esquema así.

¿Por qué el gobierno de Chile decidiría usar su impecable calificación de crédito de esa manera? Hay varias razones. Una es que la educación es, en cierta medida, un bien público. La persona que la recibe se beneficia de ella, pero no acapara todos los beneficios. Algunos llegan a todo el país. En los países ricos, el porcentaje de jóvenes con educación universitaria aumentó de menos del 10% a más del 30% en ocho décadas. Los países ricos pagan parte de este costo con impuestos y con un tratamiento fiscal favorable de los intereses sobre los préstamos relacionados con la educación.

Otra razón es para mantener la envidiable prosperidad y perspectivas de crecimiento del país. Si los jóvenes chilenos dejan de ir a la universidad, la economía con el tiempo se verá afectada, y la sofisticación de los productos y servicios que ofrece se deteriorará.

Una última razón es mantener la cohesión social. Las dos mayores coaliciones políticas en Chile no son tan opuestas como parecen a los ojos de quienes están inmersos en las controversias políticas locales. Y los chilenos están siempre dispuestos a identificarse como chilenos. Pueden ser resentidos respecto de cómo viven y se comportan otros, pero se sienten muy ligados a su nación. La cohesión es digna de preservar, y el costo no es muy alto.